Buscar Especialista

18 de octubre de 2019

Entrevista con el Dr. Antonio Sierra, jefe de la Unidad de Senología de Hospital Beata María Ana

“A partir de los 20 años las mujeres sanas deben acudir a las unidades de mama que hay en los hospitales para aprender a realizar la autoexploración”

 Con más de 30 años de experiencia, el Dr. Antonio Sierra es Cirujano especialista en Mama y dirige la Unidad de Senología y Patología de la Mama de Hospital Beata María Ana y ha sido además durante 36 años el responsable de la Unidad de Mama del Hospital 12 de Octubre. Asimismo, el Dr. Sierra es Presidente de la sección de Patología Mamaria de la Asociación Española de Cirugía AEC, y Director de los cursos que durante los últimos diez años organiza el Colegio de Médicos de Madrid sobre actualización y nuevas tendencias en el tratamiento y diagnóstico del cáncer de mama. Ha sido además pionero en nuestro país en la realización de intervenciones de cáncer de mama sin mastectomía radical y su experiencia está reconocida tanto a nivel nacional y como internacional. En el ámbito académico, ha sido profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y  ha escrito 8 libros sobre la especialidad de la mama y publicado más de 150 artículos científicos. 

P: ¿Le estamos ganando la batalla al cáncer de mama?

R: Si, por dos razones. Primero, porque tenemos unas importantes medidas de prevención del cáncer de mama; y segundo porque lo estamos curando sin mutilación, sin deformidad, y sin necesidad de prótesis, ni actuación de ningún tipo después de la cirugía en la mama operada, siempre que es diagnosticado precozmente.

P: ¿Está subiendo o bajando la incidencia de esta enfermedad?

R: La incidencia de la enfermedad en la población femenina está aumentado. Hace unos años eran 1 de cada 10 las mujeres que tenían un cáncer de mama. En la actualidad, los datos nos indican que 1 de cada 8 mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida, independientemente de la edad que tenga. Esa es la mala noticia. La buena es que cogiéndolo a tiempo, y sabiendo la mujer lo que tiene que hacer, se cura.

P: ¿En el desarrollo del cáncer de mama cuáles son los factores determinantes? ¿Ambientales,  genéticos o de otra índole?

R: Por una parte, que la gente vive más años, y cuanto mayores somos más probabilidades tenemos de padecer un cáncer. Por otra parte, la contaminación y el tabaco son dos factores que influyen muchísimo, junto con la obesidad y el sedentarismo. El factor genético está presente tan solo en un 10% de los cánceres de mama. Lo que sí es importante es que si una mujer tiene antecedentes familiares de cáncer de mama, se realice revisiones con más frecuencia en las Unidades de Mama de los hospitales.

P: ¿Puede decirse que la mortalidad derivada del cáncer de mama se está reduciendo significativamente?

R: Actualmente se está consiguiendo disminuir la mortalidad y también la morbilidad de la cirugía.  Las técnicas con radioisótopos y con medicina nuclear que estamos utilizando en los últimos años permiten que el cáncer de mama se opere en régimen de hospital de día, siendo una intervención muy poco traumática, en la que la paciente es dada de alta a las dos o tres horas sin necesidad de reposición plástica, ya que su mama se queda igual que estaba.

P: Por tanto, gracias a estos nuevos tratamientos, ¿se puede decir que se están reduciendo las cirugías más agresivas como puede ser la mastectomía?

R: La mastectomía hoy día, salvo en rarísimos casos, no se debe realizar. La cirugía conservadora del cáncer de mama la inicié yo en España a finales de los años 70. Desde entonces, cada vez ha ido imponiéndose más, y hoy día es muy raro tener que amputar la mama. Solamente está recomendado en dos circunstancias: cuando el cáncer ha llegado a unos estadios muy avanzados o en los escasísimos casos de cáncer multicéntrico.

P: ¿Qué tipo de prácticas debe contemplar la mujer para llevar a cabo una adecuada autoexploración preventiva?

R: La mujer en todo momento debe acudir a las Unidades de Mama. Aquí, además de entrevistarla y revisarla, le van a educar y a enseñar a autoexplorarse, en una maniobra sencilla que deberá realizar todos los meses, en los días posteriores a la menstruación, y que no le llevará más de tres minutos.

P: ¿A partir de qué edad una mujer debería realizar estos autochequeos?

R: Es recomendable que a partir de los 20 años las mujeres acudan a las Unidades de Mama para aprender y que así puedan realizarse esta autoexploración todos los meses.

P: ¿Qué síntomas o qué señales deberían hacer que una mujer consultara con su médico de cabecera de manera inmediata para prevenir y detectar a tiempo un cáncer de mama?

R: Cualquier síntoma reflejado sobre la mama es suficiente para que una mujer no acuda al médico de cabecera sino directamente a las Unidades de Mama. Algunos síntomas comunes puede ser dolor en la mama; engrosamiento de la piel; aparición de venosidades; un bulto doloroso o derrames por el pezón, que son normales en el periodo posterior al parto, pero anormales en momentos que nada tienen que ver con un parto. Pero la mujer no solamente debe acudir a las Unidades de Mama cuando tenga estos síntomas, sino que ante cualquier duda debe acudir a ellas.

R: Una vez que a una mujer se le ha diagnosticado un cáncer de mama, ¿cuál es el abordaje más adecuado desde el punto de vista médico y psicológico?

P: Hoy en día el 90% de las pacientes con cáncer de mama son diagnosticadas precozmente. El cirujano que recibe a esta paciente debe explicarle que tiene un cáncer y que se tiene que operar. Pero también debe explicarle las buenas noticias: que se va a curar, y que se va a quedar la mama igual que estaba, pasando por una cirugía completamente banal.  De este modo el impacto de la enfermedad en la mujer es menor al saber que no se le va a amputar la mama, que la cirugía va a ser en régimen de hospital de día y que no va a necesitar ningún tipo de operación posterior de reconstrucción.

P: Como responsable de la Unidad de Senología y patología de la mama de Hospital Beata María Ana, ¿qué diferencia a esta unidad de otras del mismo tipo?

R: A lo largo de mi carrera he creado varias Unidades de Mama por todo el país y la experiencia me dice que son los sitios donde deben ir las mujeres a tratarse y a informarse sobre problemas de mama. En principio, si las unidades están bien organizadas, no deberían ser unas mejores que otras. Si queremos ver una matización debemos fijarnos en los profesionales que integran esas unidades, cuyos currículums se pueden consultar por la paciente en internet.

P: Más allá del cáncer de mama, ¿cuál o cuáles son las patologías que se diagnostican y tratan con mayor frecuencia en la unidad?

R: En la Unidad de Senología y Patología de la Mama del Hospital Beata María Ana se realizan las siguientes labores: chequeos en mujeres sanas (ecografías, mamografías, resonancias magnéticas), que toda mujer debe hacerse anual o bianualmente dependiendo de las características. También orientamos e informamos sobre la formas de realizar la autoexploración, tratamos enfermedades benignas, como infecciones de la mama, mastitis o mastopatías, que se tratan sin bisturí, solo con medicación. De cada cien mujeres que vienen a revisarse y a hacerse sus chequeos a esta Unidad, tan solo dos o tres son diagnosticadas de un cáncer de mama, y también las tratamos aquí. En definitiva son unidades de prevención, de chequeo, de control, de tratamiento de las enfermedades médicas y, también, por supuesto, de tratamiento y cirugía del cáncer.

P: ¿Llevan a cabo desde la Unidad algún tipo de investigación clínica?

R: En todo momento, todos los componentes de la unidad hacen investigación clínica. Tanto es así, que esta unidad es la que dirige los cursos del Colegio de Médicos que se hacen anualmente y en los que se tratan únicamente la actualización y las novedades en torno al cáncer de mama.

P: ¿En qué consisten estos cursos organizados por el Colegio de Médicos de Madrid?

R: Estos cursos llevan diez años realizándose en el mes de octubre, en las fechas próximas al Día Internacional del Cáncer de Mama. El número de inscritos ronda los 200 y todos ellos son profesionales que se dedican a la mama, bien en radiodiagnóstico, radioterapia, cirugía u otras especialidades, y vienen  a debatir sobre las últimas tendencias.

P: ¿Cuáles son las líneas maestras del curso de este año, que se desarrollará en los próximos días?

R: Las líneas más importantes que presentaremos en el próximo curso giran, desde el punto de vista del diagnóstico por imagen,  en torno a la radiología intervencionista. Antes operábamos un tumor para saber si era bueno o malo. Ahora con unas pequeñas agujas, que no molestan nada, y por ecografía o mamografía, extraemos la células para hacer el marcaje y conocer el tipo de tumoración que es y actuar en consecuencia.

También hablaremos en este curso de las nuevas tendencias quirúrgicas utilizando isótopos radiactivos, que van a hacer que quitemos los ganglios centinelas con una mínima incisión, y que quitemos el tumor con un pequeño margen alrededor dejando la mama intacta. Además, vamos a presentar novedades en el tratamiento psicológico y psiquiátrico de las pacientes, al igual que en el tratamiento oncológico, con nuevos equipos de radioterapia que apenas dejan secuelas. Se abordarán además los tratamientos complementarios en hormonoterapia, inmunoterapia y quimioterapia, que cada vez son más eficientes contra el cáncer y menos dañinos para el resto del organismo.